top of page
Buscar
  • Foto del escritorDanilo Carrillo

herramientas para trabajar efectos indeseados de emociones tóxicas

Los procesos que causan desgastes en el ser humano están cada vez más relacionados con su propia capacidad para enfermarse. El mismo Salvador Minuchin aseguraba que los seres humanos producen su propio conjunto de sufrimientos.

El cuerpo y la mente están perfectamente conectados por medio de circuitos neuronales complejos. En tal sentido, la mente tiene la capacidad de enfermar el cuerpo. Estos trastornos están estrechamente relacionados con factores emocionales como la ansiedad, el estrés y la depresión. El sistema nervioso, compuesto por el cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos, es el principal medio de comunicación entre el cuerpo y la mente.

Los sentidos juegan un papel preponderante y exclusivo en la comunicación entre las diferentes agentes de recepción del cuerpo: la piel, las sensaciones, las percepciones, la vista, el oído y la comunicación. Todos estos actores reciben y envían información al sistema nervioso, lo que constituye una unidad perfectamente condicionada para reaccionar a eventos de todo tipo.

A través de estos circuitos neuronales, las señales eléctricas y químicas se transmiten entre el cerebro y el resto del cuerpo, permitiendo la comunicación bidireccional. Esto significa que las emociones, los pensamientos y las experiencias mentales pueden tener un impacto directo en las funciones corporales, y a su vez, las sensaciones físicas y el estado de salud pueden afectar el estado mental y emocional.

La conexión entre el cuerpo y la mente se manifiesta de diversas maneras. Por ejemplo, las emociones intensas pueden provocar respuestas fisiológicas, como el aumento de la frecuencia cardíaca, la sudoración o la liberación de hormonas relacionadas con el estrés. Del mismo modo, el estrés crónico o los trastornos emocionales como la ansiedad, el insomnio y la depresión pueden tener efectos negativos en el cuerpo, debilitando el sistema inmunológico, aumentando la inflamación o desencadenando enfermedades psicosomáticas.

La comprensión de esta conexión entre el cuerpo y la mente es fundamental para abordar la salud y el bienestar de manera integral.

En esta semana, nuestro enfoque está dirigido a brindar las herramientas para resolver emociones tóxicas como el estrés, la ansiedad, depresión, amargura, resentimiento.

Estamos viviendo días difíciles, donde los mercados bursátiles tienen pronósticos reservados, estamos en el preámbulo de elecciones presidenciales, la inflación, la presión familiar, la insatisfacción y la aceleración de las demandas emocionales y laborales tienen el potencial de liberar químicos que aumentan los niveles normales de los ácidos en el cuerpo, lo que puede derivar en situaciones complejas de angustia y desesperanza.

El sabio Salomón vivió en uno de los periodos de mayor gasto nacional, la inflación, los impuestos y las cargas que tenía la sociedad eran tan grandes que después de su muerte, los ancianos pidieron bajar las cargas impositivas, lo que ocasionó una división del Reino. Pero una de las cosas que dejó escrita Salomón fue esta: “Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado.” Proverbios 18:10 (RVR1960)

Mi estimado amigo, la fortaleza y protección se encuentran en el nombre de Jehová. La "torre fuerte" simboliza la seguridad y el refugio ante cualquier adversidad o peligro.

Aquel que tiene necesidad y vive en angustia, tiene una torre fuerte; correrá hacia él en busca de ayuda y refugio y lo hallará. ¿Sabe por qué? Porque Dios es su protector y defensor.

La fortaleza y la seguridad que encuentra al acudir a Dios no las encontrará en ningún otro lugar. Significa que Dios te sostendrá y te elevará por encima de las dificultades y las pruebas que puedas enfrentar en la vida.

8 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page